Ana səhifə

Título de ponencia


Yüklə 7.65 Kb.
tarix12.05.2016
ölçüsü7.65 Kb.
Ing. Javier Arellano Gil
Título de ponencia: “Reconstrucción paleoambiental y paleoclimática de la cubierta sedimentaria continental del Jurásico Medio de Oaxaca, Puebla y Guerrero”.

Resumen.

Con la finalidad de conocer las características sedimentológicas, estratigráficas y paleontológicas de la cubierta sedimentaria jurásica que se sobrepone discordantemente a las rocas metamórficas del Complejo Acatlán, en el Terreno Mixteco, se estudiaron afloramientos de las secuencias clásticas continentales en las localidades oaxaqueñas de Ayuquila-Santiago Chilixtlahuaca, Río Numí-Tlaxiaco y Tianguistengo; de Puebla, Tecomatlán y Santa Cruz Nuevo, y de Guerrero Cualac-Olinalá; donde están expuestas las Formaciones Tecomazúchil, Zorrillo-Taberna, Numi, Otlaltepec y Cualac, del Jurásico Medio, las cuales presentan espesores entre 420 y 826 m. Analizando las litologías, las estructuras sedimentarias, las litofacies y biofacies, se interpretó que el depósito de las unidades antes mencionadas, ocurrió en un ambiente sedimentario continental en un sistema fluvial asociado a un conjunto de abanicos aluviales, flujos de escombros, llanuras de inundación y lagos aislados, en cuyo entorno hubo abundante desarrollo vegetal en condiciones que favorecieron la conservación de numerosas especies de plantas (troncos, ramas, hojas y corteza). Las depresiones en donde ocurrió la sedimentación fue consecuencia del desplazamiento de bloques por fallas normales, que formaron un sistema de horst y grabens orientados aproximadamente NW 25° SE, cuyo origen se asocia a un proceso sin rift en la etapa inicial de apertura del Golfo de México en el Jurásico Medio, sin que se llegara a formar corteza oceánica; las fallas normales originaron continua subsidencia y el desarrollo de amplios valles (fosas tectónicas), en cuyas partes centrales fluían paleo-ríos como el Tecomazuchitl, los cuales eran alimentados por afluentes secundarios que contribuían con sedimentos de las partes elevadas (pilares tectónicos); las características morfológicas, la altitud y el clima influyeron en la abundancia y fisonomía de las comunidades vegetales y animales. Las facies conglomeráticas se ubican principalmente en la base de las columnas estratigráficas o como rellenos de canal, en las que se desarrolló una comunidad vegetal caracterizada por Anomozamites Schimper, Otozamites hespera Wieland, Zamites tribulosus (Wieland) Pearson y Delevoryas y Pseudoctenis Seward. Las facies arenosas son las más abundantes, corresponden a los depósitos de un sistema fluvial meándrico con sistemas de barras, canales y zonas de desbordamiento, en donde están presentes Ptillophyllum cutchense Morris, Mexiglossa varia Delevoryas y Pearson, Williamsonia oaxacensis Wieland, Equisetum sp, filicales y ramas de Brachyphyllum Brongiart que formaron bosques. Las facies limosas y arcillosas se acumularon en las amplias llanuras de inundación en temporadas de máxima precipitación pluvial y en lagos aislados donde hubo abundante desarrollo de pelecípodos y gasterópodos dulceacuícolas; además de la presencia de delgadas capas de carbón que se formaron en pantanos de reducidas dimensiones. Considerando los tipos de plantas fósiles, sus dimenciones y su área foliar, se interpreta que en el Jurásico Medio predominó un clima semicálido-subhúmedo, que evolucionó a cálido húmedo (tropical), a partir de donde se tiene mayor abundancia de carbón.


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©anasahife.org 2016
rəhbərliyinə müraciət