Ana səhifə

Retiran segunda cabeza de un bebé


Yüklə 6.82 Kb.
tarix11.05.2016
ölçüsü6.82 Kb.
Retiran segunda cabeza de un bebé...

Un equipo médico egipcio retiró una segunda cabeza a una niña de 10 meses que padecía un "craniopagus parasiticus", un problema de la misma familia del de los siameses unidos por la cabeza.

 

Abla el-Alfy, una especialista en la unidad de cuidados intensivos de pediatría, en el hospital en Benha, cerca de El Cairo, anunció que el estado de Manar Maged era grave, pero que estaba mejorando tras la operación.



 

"Aún estamos trabajando con el bebé. Tras la operación aún posee la presión sanguínea inestable, fiebre. Pero ella se está estabilizando", dijo Alfy.

 

Alfy dijo que el equipo quirúrgico de 13 personas separó el cerebro de Manar del órgano unido poco a poco, cortando el suministro de sangre a la cabeza adicional y evitando a la vez un aumento del flujo sanguíneo al corazón de Manar, lo que podría haber provocado un paro cardíaco.



 

El cráneo de Manar fue reconstruido durante la operación, por lo que no necesitará más operaciones de ese tipo, dijo Alfy.

 

La cabeza que se separó de Manar era capaz de sonreír y guiñar los ojos, pero no podía llevar una vida independiente, dijeron los médicos.






Reuters (20-02-05) BENHA, Egipto.- Médicos egipcios dijeron que retiraron una segunda cabeza a una niña de 10 meses que padecía uno de los defectos de nacimiento más excepcionales que se pueden sufrir.

Abla el-Alfy, una especialista en la unidad de cuidados intensivos de pediatría, dijo a Reuters en el hospital en Benha, cerca de El Cairo, que el estado de Manar Maged era grave, pero que estaba mejorando tras la operación para tratar su "craniopagus parasiticus", un problema de la misma familia del de los siameses unidos por la cabeza.

"Aún estamos trabajando con el bebé. Tras la operación (...) se tiene la presión sanguínea inestable, fiebre. Pero ella se está estabilizando", dijo Alfy. "Hemos visto cierta mejora".

Como en el caso de una niña que falleció tras una operación similar en la República Dominicana hace un año, la segunda siamesa no había desarrollado un cuerpo. La cabeza que se separó de Manar había sido capaz de sonreír y guiñar los ojos, pero no podía llevar una vida independiente, dijeron los médicos.

Imágenes de vídeo proporcionadas por el hospital, un centro nacional en Egipto para medicina infantil, mostraron a Manar sonriendo y descansando en una cuna con la siamesa "parásita", unida a ella por la parte superior izquierda del cráneo de la niña, guiñando los ojos de forma ocasional.

Tras la operación de 13 horas, periodistas de Reuters vieron al bebé, con la cabeza vendada y el cuerpo conectado a diversos aparatos, en una sala de cuidados intensivos.



Alfy dijo que el equipo quirúrgico de 13 personas separó el cerebro de Manar del órgano unido poco a poco, cortando el suministro de sangre a la cabeza adicional y evitando a la vez un aumento del flujo sanguíneo al corazón de Manar, lo que podría haber provocado un paro cardíaco.

El cráneo de Manar fue reconstruido durante la operación, por lo que no necesitará más operaciones de ese tipo, dijo Alfy.


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©anasahife.org 2016
rəhbərliyinə müraciət