Ana səhifə

Español 401: Literatura Medieval Española romancero: introduccion I. Romance


Yüklə 27.39 Kb.
tarix06.05.2016
ölçüsü27.39 Kb.

\Español 401 ROMANCERO 3

Español 401: Literatura Medieval Española

ROMANCERO: INTRODUCCION
I.ROMANCE:

A.En principio de llamó romance a aquellas composiciones literarias no compuestas en latín, sino en lengua vulgar o romance e interpretada --cantada- por juglares.

B. La palabra "romance" ha tenido en España diversas acepciones; aquí hemos de examinarla en el sentido de composición de extensión indeterminada, por lo común de carácter narrativo o épico, formada por versos largos con asonante
único, divididos en dos hemistiquios de ocho sílabas. Como los romances proceden, según sabemos, de los antiguos cantares de gesta, el caso más frecuente; cuando en su origen se halla una sola serie ó copla épica, es que la asonancia sea única en toda la composición, sin que falten ejemplos, particularmente en los romances mas viejos, de la coexistencia de dos, y a
veces, tres asonantes diversos, que corresponden a dos o tres series de un cantar primitivo. En cuanto al número de sílabas, si bien el octosilabismo es to mas frecuente, ora porque los cantares de gesta, a pesar de caracterizarse por su metro sin cuento regular de sílabas, tendían ya a la medida octosilábica, ora por influencia de la poesía lírica de las baladas, que florecían en Europa entre los siglos XIV y XV, existen romances cuya antigüedad se revela en el hecho de conservar rastros de una cierta
irregularidad métrica.

El inmenso caudal de romances llegado hasta nosotros ofrece una gran variedad de asuntos que ha servido para clasificarlos en varios grupos fundamentales:




  • históricos de asunto español

  • carolingio del ciclo bretón

  • de asuntos procedentes de la antigüedad

  • novelescos.

El primer grupo, indudablemente el más importante, incluye los romances pertenecientes al rey don Rodrigo y a la pérdida de España; los de Bernardo del Carpio, héroe legendario, contrafigura de Roldán, al que se le finge contemporáneo de Alfonso el Casto (791-842) ; los del Conde Fernán González, héroe de un Cantar juglaresco y del Poema del mester de clerecía


que hemos estudiado en su lugar; los que perpetúan la sombría leyenda de los Siete infantes de Salas o de Lara, y los de Ruy Díaz, que proceden de las distintas versiones del Cantar de Mío Cid y de las Mocedades de Rodrigo. De gran interés es observar cómo a toda esta materia épica más antigua vinieron a sumarse asuntos nacionales coetáneos, con suficiente
fuerza poética para despertar el interés del pueblo. Esto se ve en los romances que tienen por argumento las luchas del rey don Pedro el Cruel con su hermano bastardo Enrique de Trastámara, todos ellos hostiles al primero, o en los que se conocen con el nombre de "fronterizos", porque versan sobre los fugaces episodios acaecidos en la frontera granadina en la
lucha entre moros y cristianos. Estos últimos pertenecen en su totalidad al siglo XV, con excepción del que cuenta la defensa que de Baeza hicieron en 1368 los partidarios del futuro Enrique II contra los moros de Granada y su aliado el rey don Pedro. Menéndez Pidal ha caracterizado muy bien esta clase interesantísima de romances, al definirlos como "instantáneas recogidas por el ojo sobresaltado del algarador, diálogos vibrantes que más que referidos parecen escuchados, rápidas pinturas que más parecen vistas que descritas". El mismo ilustre crítico observa que la clase de romances a que nos estamos refiriendo "son los últimos retoños de la poesía heroica nacional. Con la torna de Granada, la poesía agotó su segunda vida y nunca ya supo
hallar otros manantiales de inspiración... Ya no lograron promover una poesía tradicional las nuevas fases de la vida patria, ni siquiera las grandes empresas de la exploración y conquista del Nuevo Mundo."

Con los romances de tipo juglaresco, más largos y prosaicos que los tradicionales, y faltos del tono lírico que caracteriza a éstos, penetran en la poesía popular española los asuntos del ciclo carolingio, llenos de caballerescos incidentes y que alcanzaron gran difusión. Y así los juglares, inspirándose singularmente en la epopeya francesa, trasladaron a sus versos las figuras de héroes caballerescos como Valdovinos, el Marqués de Mantua, don Gaiferos y sobre todo Carlomagno con sus doce pares. Y al lado de éstos, acreditando una vez más la difusión de las leyendas bretonas hallamos cantadas las hazañas de sus dos héroes principales, Tristán y Lanzarote. De los dos conservados de este último, uno es aquel que parodió Cervantes en el Quijote:

Nunca fuera caballero de damas tan bien servido

Y ese otro que comienza:

Tres hijuelos había el rey - tres hijuelos y no más

alusivo a la leyenda del ciervo de pie blanco, muerto a manos del héroe. "Otros son de la novelística, la Infantina, Gerineldos y el conde Sol; otros, como los "moriscos", "nacieron al recuerdo de la civilización árabe, recargando con detalles novelescos, con nombres más o menos orientales, con luminosas descripciones, los simples cantos amatorios, y aun existen otros que, con la menor trama novelesca, son un intento lírico, como el famoso del prisionero."

La afición popular por los romances explica el hecho de que éstos, durante los siglos XVI y XVII, fuesen cultivados por poetas conocidos, como Pedro de Padilla, Lucas Rodríguez, Gabriel Lobo Lasso de la Vega y otros muchos. Pasaron igualmente al teatro, gracias a Lope de Vega, Guillén de Castro y otros insignes autores. Los romances artificiosos tuvieron un éxito merecido, que redundó en perjuicio de los viejos. "Las numerosas colecciones que se publicaron a partir de 1550 y que en principio acogieron buen número de romances tradicionales, fueron poco a poco eliminándolos, y el olvido fue completo al aparecer el Romancero General de 1600, que ya no contiene más que refranes artificiosos.
II.DIVERSOS TIPOS DE JUGLAR:

A.CAZURROS: Los de más categoría: Mezclaban en su repertorio chistes, refranes, poesía o prosa.

B.CEDREROS: Los más alta categoría: Creadores de sus propios poemas: Recorrían a caballo las tierras de Castilla cantando hazañas de los héroes más famosos.

C.Entre estos dos polos se encontraban multitud de tipos: payasos, acróbatas, danzantes, malabaristas, domadores de fieras, actores, cantantes y poetas.

1.Composición de la tropa juglaresca:

a.Se encontraban personas de distinta posición social, sexo, raza, religión, etc.

b.La diferencia entre el llamado mester de juglaría y el mester de clerecía no es tan estricta como se ha creído.

2.Cometido del juglar:

a.Entretener a los aburridos e incluso "sanar" a los dolientes.

3.Variedad de cantares:

a.épicos, históricos, novelescos, legendarios, moriscos, de amor (líricos), de burla, de escarnio, etc.

4.Definición estructural: Poema no estrófico, de métrica octosilábica y rima asonantada en los versos pares.

5.Origen: Para los neotradicionalistas (Menéndez Pidal), el romancero se origina de la descomposición de los antiguos cantares de gesta (ie. Poema del Mío Cid) en un proceso de fragmentación y re-creación. Los defensores de la tesis llamada individualista discrepan con los anteriores y sostienen la independencia genérica del romancero.

6.Fecha: Una opinión moderada coloca los romances más antiguos a mediados del siglo XIV.

7.Estructura:

8.Clasificación:



Romances de referente histórico nacional:

Ciclo de Rodrigo:

Ciclo de los Siete Infantes de Salas (o Lara) :

Ciclo del Cid:

  • Romance del cerco de Zamora

  • Romance de la Carta de Jimena al Rey


Romances noticieros (fronterizos y moriscos)

  • Romance de la mora Moraima

  • Romance de Abenámar

  • Romance de la toma de Alhama

  • Romance de Álora la bien cercada


Romance de tema carolingio

  • Romance de doña Alda


Romances bíblicos
Romances novelescos

  • Conde Arnaldos


Romances líricos

  • Romance de Fontefrida

Romance del prisionero
9.Épocas:

a.Esplendor: Siglos XVI-XVII

(1)1547-49: Publicación del Cancionero de romances por Martín Nucio en Amberes.

(2)1600-05: Romancero general (Madrid y Valladolid)

(3)1621-29: Primavera y flor de los mejores romances (Madrid)



b.Segunda mitad del siglo XVII

(1)Surgimiento del llamado "Romancero nuevo" o "Romancero artístico": Como resultado del auge de los cancioneros y colecciones de romances tradicionales, los ingenios españoles se dan a la tarea de escribir romances desde un postura literaria. Como resultado los sub-géneros tradicionales sufrirán interesantes y a veces complejas mutaciones. Incluso los grandes poetas de la época --Lope, Góngora, Quevedo, etc.- se suman a esta empresa.



c.Rescate del romancero: Siglo XIX

(1)La exaltación post-romántica de lo popular hace que artistas y eruditos vuelva su atención a un género olvidado: el romancero.

(a)Durán publica su colección de romances titulada Romancero general

(b)Fernando Wolf y Conrado Hoffman publican su Primavera y flor de romances



d.Siglo XX

(1)Los grandes poetas del '98 y del '27 llevan el romancero artístico a un nuevo nivel de creación:

(a)Antonio Machado: La tierra de Alvargonzález

(b)Federico García Lorca: Romancero gitano



(2)La Guerra Civil española (1936-1939) sirve de trasfondo histórico a un renacer romancístico promovido por varios poetas muy conocidos (ie. Miguel Hernández) y acompañado por muchos creadores anónimos.


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©anasahife.org 2016
rəhbərliyinə müraciət